viernes, 31 de enero de 2014

Sin periódicos no hay críticas para el gobierno - Por Jorge Berrueta @jberrueta


La crisis económica que atraviesa Venezuela en los últimos meses ha golpeado diversos estratos tanto sociales como productivos, uno de los sectores más afectados y que ha denunciado el retraso en la asignación de las divisas es la prensa escrita, muchos empresas dedicadas a la información se han visto obligadas a cerrar sus puertas, dejando también sin empleos a centenares de periodistas.

Desde el año 2013 los medios de comunicación han alertado de esta situación, han reducido el tiraje y la cantidad de cuerpos en cada diario. El papel periódico se encontraba entre los rubros prioritarios para la importación, lo que de alguna manera garantizaba que los medios impresos pudiesen adquirir sus insumos y mantener su circulación.

El cambiar la prioridad de importación del papel por parte del Gobierno Nacional en agosto de 2012 fue y es un duro golpe al periodismo, para nadie es un secreto que los medios impresos son los críticos más agudos que tuvo el proceso del ex presidente Hugo Chávez y ahora Nicolás Maduro.

Acabar con el periodismo libre y no complaciente para ser el objetivo principal del Ejecutivo Nacional al implementar estas acciones. Diarios como “Antorcha” del estado Anzoátegui, “Caribe” y “La Hora”, ambos del estado Nueva Esparta; los cuales se vieron obligados a suspender de manera temporal sus operaciones por la falta de planchas, papel, películas y otros materiales indispensables para que puedan circular.

Otro de los diarios que tuvo que salir de circulación fue “El Sol” de Maturín por la falta de material. A estos se suman Los Llanos, Diario de Sucre, El Guayanés y El Expreso. En el caso del estado Zulia, Versión Final tuvo que parar sus rotativas durante unas semanas por la carencia de papel, retomando posteriormente sus operaciones. Otros diarios regionales como El Impulso en el estado Lara -uno de los más antiguos del país con 110 años-, el Correo del Caroní y La Costa del estado Falcón han anunciado que podrían cerrar en febrero por la falta de papel.

Los medios de comunicación impresos tienen que consignar un Certificado de No Producción Nacional (CNP), el cual es otorgado por el Ministerio de Industrias Ligeras, vinculado al Ministerio del Poder Popular para el Comercio, ente que autoriza la compra del papel en el exterior porque no se produce en el país, pero tampoco la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi) ha hecho efectiva la entrega de los dólares para la adquisición del papel.

La Comisión de Medios de la Asamblea Nacional ha indicado que actuará para evaluar la situación y así ayudar a buscar una posible solución a este conflicto que también ha tocado las puertas del Diario El Nacional, uno quizás de los más críticos a las políticas de Miraflores.

En este caso, uno como periodista se pregunta ¿Quién es el verdadero culpable de la supuesta guerra económica que denuncia a cada rato el Gobierno?, al parecer la culpa es de la vaca y no del mismo gobierno –porque ellos nunca tienen la culpa de nada- el retraso en la entrega de los certificados y en la asignación de los dólares son las herramientas que usan desde el más alto gobierno para ahogar a los medios de comunicación, para que estos cierren sus puertas y así no tener que leer informaciones que contrastan las versiones oficiales y muestran esa realidad que el gobierno no quiere que se conozca.

Los medios de comunicación siempre serán adversos a los gobiernos de turno, sin importar la tendencia política que ocupe la silla de Miraflores. La libertad de expresión y de prensa, es una lucha a la que todos los venezolanos deben unirse, porque los medios por naturaleza son garantes de los valores democráticos.

Al gobierno actual no le interesa una prensa que “destape ollas podridas de corrupción”, sino una complaciente como la que se hace en el Sistema Bolivariano de Medios (Sibci), pero si continúan estas acciones en contra de la prensa serán más de 30 mil trabajadores quienes podrían quedarse sin empleo en todo el país.

Algo que tenemos muy claro los periodistas venezolanos, es que mientras más ataquen a los medios de comunicación, más se fortalece el gremio. Así obliguen a los empresarios a cerrar las puertas de los diarios, canales de televisión o emisoras de radio, los periodistas tomaremos las calles de las ciudades para seguir con nuestra misión “INFORMAR”, a cuesta de lo que sea y como sea, seguiremos dando la pelea por un periodismo libre.


Jorge Berrueta R.
@jberrueta CNP 16.146

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada